Hendidura cósmica

26 noviembre 2007

Guía para apropiarse de una ciudad

Al maestro E. R.

Al igual que para apropiarse de una mujer es necesario dejar la prisa bajo la cama, recorrerla con ritmo acompasado aún por los rincones mas inauditos.

1. Sugiero que se recorra a pié, que es la única manera de poner todos los sentidos en ello, es indispensable dejar los ipods guardados, las mochilas y todo aquello que nos delata como un turista. Resultan particularmente chocantes aquellas personas que quieren denotar a toda costa su “estatus” de turista.

2. Evite tomar recorridos prefabricados, esos son para los turistas light y gordas con pañalera. Si se quiere de verdad conocerla evite los guías y turibuses. Sugiero siga su instinto, encontrará rutas encantadoras, recovecos donde hierve la vida de la ciudad, donde se respira la esencia de un pueblo.

3. Métase a la cantina mas chacal que encuentre, donde usted piense “aquí si me rompen la madre”. No importa si es una tienda de abarrotes habilitada como tal o de plano una pulquería. Si se es hábil no solo no le romperán nada, sino que vivirá una de las experiencias mas extremas y surrealistas que haya imaginado. Observe con el rabillo del ojo los personajes que ahí se desenvuelven, pero sin herir susceptibilidades, (que es frecuente), salude si lo miran. Si tiene suerte le invitarán unos tragos, incluso puede salir del lugar en compañía de una respetable dama (o caballero según sea el caso).

4. Si se quieren experiencias mas lúbricas puede tomar cualquier taxi en la noche, con unas cuantas frases de camaradería usted tendrá al instante un experimentado guía en turismo sexual. Le llevará a los lugares más inusitados y recónditos de una ciudad, sólo déjese llevar por los expertos de la noche. Ellos sabrán donde encontrar lo que su más puerca imaginación le indique, incluso conocen tarifas y si los tragos son adulterados.

5. No es posible apropiarse de la ciudad sin comer los platillos que prepara la gente, de los cuales se sienten orgullosos. Por el amor de dios no entre a comer a un Vips o Sanborns, mucho menos cometa el sacrílego error de ir a comer a Mc donalds “por que es mas limpio”. Vea donde hay gente comiendo en la calle, el mercadito, la plaza. Un poco de moscas no le hará perder su fortuna en hospitales. Sugiero escoja el lugar mas concurrido y pida el platillo que jamás haya visto, o que tenga el nombre más extraño, le aseguro será una experiencia arrolladora.

Esa ciudad será suya sólo si le devora todos los rincones con la lengua y la mirada, igual que una mujer.
posted by Jorge Luis at 11:59 p.m.

5 Comments:

wow!! muy apropiado para mi situacion actual que estoy de nuevo de vacaciones :D le digo a mi esposo que cuando el se vaya a trabajar yo me ire de vaga.. solo necesito un gps por si me pierdo no tener que llamarle por telefono a que vaya por mi jajajajaa... ahi eso me dice como regresar..
.. digo.. si sobrevivo jajajaa

8:57 a.m.  

...nunca me he aventurado sola en algun lugar desconocido, digo, fuera de mi ciudad. Pero en verdad que suena interesante. Lo del taxista me da miedo, jejeje. Buen post!!!

Saludos!

9:41 p.m.  

¿Esta analogía también puede aplicarse a los hombres o sólo nosotras servimos como metáfora de lo exótico?

5:02 p.m.  

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

9:58 p.m.  

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

9:42 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home