Hendidura cósmica

31 marzo 2008

Alas

En una de esas tardes locas que sucede lo que no te imaginas, entró un pajarito a vivir a mi casa, y lo hizo con gran alboroto, sobre todo de mi hermana y mi padre.

Entro volando por la ventana y recorrió casi toda la estancia, tratando de escapar de esos dos que lo querían atrapar. Finalmente se metió en el carrito del mercado.

Que pájaro tan estúpido, ahí lo atraparon al instante. Rápidamente fue metido en una flamante jaula que mi hermana compró especial para él.
No era una ave cualquiera. Siempre pensé que un pájaro azul era una exageración, pero este tenía unas plumas de un azul tan brillante como un mini cooper nuevo.

Sorprendió a todos que llegada la primavera Carlitos – como lo bautizó mi hermana- disparó de su garganta un canto espectacular. Pronto se robó el cariño de mi padre. Lo asistía todas las mañanas, le daba su alimento y agua y le hablaba, y Carlitos respondía con silviditos cortos las atenciones del viejo. No sé si a eso se le puede llamar una amistad, digamos que sí, tenían una amistad envidiable.

Mi padre a pesar de sus años siempre fue un chamaco y una de sus aficiones era subirse al árbol de duraznos a cosechar su tesoro que esperaba pacientemente año con año. Dos años después de la llegada de Carlitos mi padre cayó del árbol y tuvo fractura expuesta de un tobillo.
Fue internado pero no lo atendieron pronto y pasábamos los días en el hospital con él.

Sucedió que regresé a la casa por unos papeles y vi un pajarito muy parecido a
Carlitos en el patio. ¡Que bien, vino su pareja a buscarlo! seguro es hembra, tendremos la parejita! –claro que nunca supimos si en realidad era Carlitos o era Karlita- Que iluso fui, no era la pareja de Carlitos, era Él mismo que había salido de la jaula. Supongo que buscaba a su viejo amigo, mi padre.

Traté de atraparlo, vana operación. Hábilmente me evadió y voló a lo mas alto de la casa. Nunca lo volvimos a ver. Creo que la noticia le dolió más a mi papá que su tobillo.

Después de todo el pájaro no era tan estúpido, siempre tuvo la opción de salir de la jaula, pero todo este tiempo decidió quedarse a ser querido.

Ahora me encuentro así, sin tu jaula que tanto me gustaba. Pero me siento libre, por ahora no quiero otra. Voy donde el viento es más fresco, donde el sol sea muy brillante, donde están mis amigos.
posted by Jorge Luis at 3:29 a.m.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home